No hay desplazamientos por la violencia

red_edited_edited.png

Las botas representan los largos viajes que tuvieron que hacer los campesinos cuando fueron desplazados. Hace años mis padres fueron desplazados y muy sufridos por la violencia. A mi padre le tocó ser escondido correr para todas partes y a mi abuelo le tocó dejar su familia. Mi familia perdió muchos miembros. Mis padres agradecen mucho porque nosotros los hijos no sufrimos nada de esto y esperan que nosotros nunca seamos víctimas de esto; somos una familia muy unida y cada uno es el motor del otro para salir adelante.Para mi eso es muy importante porque fue el indicador que más me llamó la atención.

Fotografías y texto de: Sara Esterli Manco Guisao