No hay que meterse debajo de la cama para protegerse de las balas

red_edited_edited.png

Antes, cuando se escuchaba un ruido de balas, todos corrían a esconderse debajo de la cama o en algún lugar de la casa seguro, ahora los niños corren a esconderse bajo la cama o en algún lugar seguro para que no los encuentren mientras juegan a las escondidas.

 

El niño más pequeño de la familia Pérez un día a lo lejos escuchó el ruido de balas, el pequeño de tan solo 8 años de edad que estaba jugando en la parte trasera de su casa, corrió a esconderse debajo de la cama donde dormían sus padres allí pasaran 2, 4 horas y hasta toda una noche con miedo a ser impactados por alguna bala, justamente a las 6 de la mañana aquel niño quiso salir a ver por qué no sentía ruido en ningún lado, salió de aquel escondite cuando solo veía muertos y heridos por todas partes, entre los muertos estaban sus padres y su hermana mayor que no alcanzaron a protegerse de tantas balas perdidas.

 

En aquel entonces el niño solo pensó en huir, llegó a un lugar donde pudo crecer un poco en paz y ya pasaron 10 años y ya se convirtió en un joven muy talentoso, tolerante, que a pesar de lo que vivió en su niñez él piensa en salir adelante y construir un futuro para muchas personas.

Fotografía y textos de: Yuliana Andrea David Hidalgo